Escenas en Liétor

Escena: Satisfatorio
Localización: Liétor, Casa de los Tovarra


* En el ayuntamiento, todas las mujeres están reunidas en Asamblea.

ALVAREZ: (acercándose a la presidenta, conocida por la Paddington, le entrega un
papel) ¿Te acuerdas si te di lo del viernes pasado?

PADDINGTON: Creo que sí. Me parece que era un uso con penetración vaginal. Lo que no me acuerdo es si había sido satisfactorio o insatisfactorio.

ALVAREZ: ¡Satisfactorio, satisfactorio!

REMEDIOS: Siempre se los apunta satisfactorios…

ALVAREZ: ¡Y qué pasa! ¿Eso es malo?

REMEDIOS: No hija, ¡qué va!, si es buenísimo. Por eso deberías decirnos con quién es.

ALVAREZ: Sí, ¡pa tus morros! (En este momento interviene el único hombre presente, Bruno)

BRUNO: (Con acento argentino) ¡Che, che, che!…Si se van a pelear, yo me largo, ¿eh?. Está bien que me quede todos los días que hay asamblea para que tengan un hombre de quien reírse; pero si se van a pelear, yo me voy. Hoy me están esperando.

PADDINGTON: ¿Qué hacemos entonces? ¿Nos reímos ya?

BRUNO: Ah, sí, sí. Eso estaría bueno; otro día me quedo más rato. (Las mujeres comienzan a reírse y a insultar)

MUJER 1: ¡Que no valéis pa nada!

ÁLVAREZ: ¡Estrafalarios, más que estrafalarios!

MUJER 2: ¡Aparatosos, dengues, gilipollas!

ÁLVAREZ: ¡Eso!

(Bruno que aguanta estoicamente el chaparrón)


 

Escena: Votación de la asamblea de mujeres
Localización: Liétor, Casa de los Tovarra

* Las mujeres están reunidas. Entran Pascual y Fermín, los de la Benemérita, acompañando a sus respectivas esposas, a las que sientan en un discreto lugar de la sala.

FERMÍN: Hale, aquí os dejamos; portaos bien, ¿eh?. (Ellas asienten mansamente con sus cabezas) No deis guerra.

PASCUAL: (Dirigiéndose a la Paddington, que como siempre preside este tipo de
reuniones femeninas) Se han empeñado y …

PADDINGTON: Si no nos molestan, hombre. Si nos alegra verlas por aquí. (Los guardias se despiden y salen) Primer punto, elecciones; segundo punto, novedades. Como ya sabéis, mañana hay elecciones. Siguiendo nuestra costumbre tenemos que decidir: primero, quién se presenta a puta; segundo, quienes se presentan a adúlteras, tercero, si hay alguna que quiera meterse a monja; y cuarto, si hay alguna que le interese ser marimacho. Primero, ¿quién se presenta a puta?

MOZA: Perdonarme, es una cuestión de orden. ¿Vamos a elegir nosotras esta vez también al tonto del pueblo?…es que mi hermano ya está harto.

PADDINGTON: No, no, esta vez no. Es un embolao que nos metían los hombres porque decían que nosotras teníamos más sensibilidad y que distinguiríamos mejor al tonto que podía darnos más juego. Pero este año eligen ellos, que nosotras bastante tenemos con lo nuestro.

ELENA: Yo quería comentar otra cosa. (Empeñándose en disimular) Es que tengo una amiga que le ha salido un hombre en el bancal. Y no sabe si… si para tener relaciones con él hace falta un acuerdo aquí de todas nosotras o hay libertad.

AURORA: (Por lo bajini a Adelaida) Esta lo que es, es una fresca.

ADELAIDA: ¡Ea!

ALVAREZ: Hombre, yo no creo que un acuerdo haga falta; pero lo importante es saber si la relación la hay o no la hay.

REMEDIOS: Tendría que ser por acuerdo; tampoco salen tantos hombres en los bancales.

PADDINGTON: Vamos a dejarnos de esas cosas y a seguir el orden del día. A ver, ¿puta entonces? ¿Te animas otra vez, Mercedes?

MERCEDES: A mí me da igual. Llevo ya tres ejercicios, pero si nadie quiere el relevo, a mí…, me da igual.

PADDINGTON: ¿Podría interesarte a ti, Merceditas?

MERCEDITAS: Mujer, siendo la prima del cura no sé yo si es lo más propio.

ALVAREZ: ¡Anda, hija, y qué más da!

MERCEDES: Bueno que si da…¡Claro que da!

ALVAREZ: Pues haría lo mismo que hace con su tío, pero cobrando.

PADDINGTON: Bueno, si no pones inconveniente, te elegimos por aclamación ¿eh,
Mercedes?

MERCEDES: Por mí…, si no se cansan los hombres…

PADDINGTON: Ya te encargarás tú de que no. Elegida por aclamación (Cerrada ovación). Segundo punto, adúlteras. Yo aquí haría una salvedad. Las mujeres de los guardias civiles no deberían entrar en la elección, porque sabiendo el carácter de esos hombres me parece un riesgo, la verdad.

MUJER DE PASCUAL: No, si no nos importa, si habrán visto ustedes que ni siquiera
venimos a las reuniones normales; pero como ahora aparece hay ambiente en el pueblo, pues tampoco queríamos pasar por tontas.


 

Escena: En la sacristía
Localización: Liétor, Ermita de Belén

* En la Sacristía, Carmelo el borracho empina del vino de misa. El padre del cura, Paquito, ayuda a su hijo a vestirse.

CARMELO: Fíjese usted, D. Andrés, si no podría yo emborracharme con cualquier otra cosa…

DON ANDRÉS: Pues es pecado venial, eso que lo sepas; aparte de que nos produces un gasto del demonio.

PAQUITO: Porque las monjitas le han puesto un precio, que me cago yo en las monjitas.

DON ANDRÉS: No digas esas cosas, padre.

PAQUITO: Pero lo digo sin sentido, hijo… (el borracho sigue empinando) Yo creo que no va a haber bastante para consagrar.

DON ANDRÉS: Sí hombre, sí, a poco que haya… En eso estamos muy cubiertos teológicamente.

PAQUITO: Aparte de la sensación de pobreza que se da. Van a pensar los fieles que nos estamos ahorrando las colectas.

DON ANDRÉS: Mira, mira a ver como está.

PAQUITO: (asomándose discretamente) Un llenazo, como todos los días. Salimos a local lleno.


 

Escena: Sacerdote cura admirable
Localización: Liétor, Ermita de Belén

* En la Iglesia, los fieles aplauden la salida del cura y de su padre, que hace las veces de monaguillo. Don Andrés es muy conocido por sus misas, hasta el punto de que vienen gentes de todo el mundo para verlas. Los americanos ya están dentro.

AMERICANO: Oh, creo que es un sacerdote-cura admirable, you know? porque el pueblo es fervoroso por él, porque es admirado como presbítero.

ROCÍO: Y la mano que tiene para decir Misa (el cura, a la antigua, de espaldas y en latín).

CABO GUTIÉRREZ: ¿Qué es usted, americano…?.

AMERICANO: Oh, sí señor. (continúa la ovación)

CABO GUTIÉRREZ: ¿Y cómo anda por allí la política?

AMERICANO: Oh…

Escena: The Yellow Rose of Texas
Localización: Liétor, Ermita de Belén

There’s a yellow rose in Texas
That I am a going to see
No other darky knows her
No one only me
You may talk about the dearest May
And sing of Rosa Lee
But the yellow rose of Texas
Beats the belles of Tennessee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s