Escenas en Molinicos

Escena: Flashback
Localización: Molinicos, Pza del Ayuntamiento


* En la Plaza del Ayuntamiento, la gente está reunida. El alcalde y Susan ocupan el balcón de la Consistorial.
ALCALDE: Callarse, callarse…, ¡Callarse un momento para que se me oiga bien! ¿Os
acordáis de lo que estábamos haciendo el veinticuatro de agosto de mil novecientos cuarenta y siete? Pues, hala, a hacer flash-black.

(Desaparece el grupo de belgas)

VECINO: ¡Que se ha cargado usted a los belgas, alcalde!

ALCALDE: ¡Callarse, venga!.

VECINO 2: Como en el año cuarenta y siete estarían en Bélgica, pues allí que se han tenido que ir.

VECINO 3: ¡Qué gente tan formal!

AMERICANO: (En una esquina de la plaza, dirigiéndose a un lugareño) Cuando nosotros notamos, como hace un ratito, que algo, you know? nos empuja en presión para irnos nos concentramos con la técnica del carnero, que se llama también el “no go home”. Y nos quedamos sin irnos.

VECINO 4: (Desde el centro de la plaza dirigiéndose al alcalde) Yo en el cuarenta y siete era niño de teta y se me ha muerto mi madre. En algún sitio tendría yo que mamar, alcalde. No sé si entiende lo que quiero decir…

ALCALDE: ¡Venga, venga, dejaros de tonterías y hala, a hacer flash-back!

VECINO 5: ¡Queremos la muchacha y déjese de historias!. (desde el balcón, Susan hace gestos llamando a la calma).

ALCALDE: Que no me quiero enfadar…¡que no me quiero enfadar!

VECINO 6: ¡Déjenos tocarla para ver si está turgente de verdad!

VECINO 7: Que a usted le sobra ahí mujer, ¡no sea farolero!

VECINA: ¡Venga alcalde, no te enfades y déjales a la muchacha!

ALCALDE: ¡Vosotros sois unos salvajes y os vais a acordar de esto como no hagáis
inmediatamente flash-back!

AMERICANO: Este alcalde nos toca las pilotas, ¿se dice así, se dice nos toca las pilotas?…¡oh, sí, oh, bien!.

CORO DE VECINOS:
¡¡¡Queremos la muchacha
para ponernos ciegos
y pa que ella se entere
de lo que es bueno!!!

ALCALDE: ¡Pues ni muchacha ni nada!… y pongo mi cargo a disposición del pueblo soberano. ¡Mañana elecciones generales! ¿Me habéis oído?

VECINO 8: ¡Pero alcalde!, ¿es que se ha vuelto loco? ¡Habrá que hacer campaña…pegar carteles…!

ALCALDE: Tampoco somos tantos. El que quiera hacer campaña, que la haga esta tarde. Carteles…no quiero ver ni uno, que aquí ya nos conocemos todos la jeta, así que nada de carteles.

CURA: (Saliendo a la puerta de la iglesia y llamando a sus fieles) ¡Eh, vosotros, venir, venir todos, oírme!. Que me he enterado de que mañana hay elecciones. Bueno, pues si mañana hay elecciones, esta tarde a las siete hay rogativas. Os quiero ver a todos aquí, en la puerta de la iglesia, a las siete en punto, ¿eh? ¡Y no lo digo más!


 

Escena: Rogativas
Localización: Molinicos, Pza del Ayuntamiento

* En la Plaza ha comenzado ya la rogativa. Los vecinos dan vueltas a la plaza encabezados por don Andrés.

FIELES: (Al unísono, como corresponde a fieles expertos) Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, amen.

DON ANDRÉS: Letanías de los que están en los cielos. Por los querubines…

FIELES: Dadnos, santos del cielo, claridad de juicio.

DON ANDRÉS: Por los serafines…

FIELES: Dadnos, santos del cielo, rigor científico.

DON ANDRÉS: Por los tronos…

FIELES: Dadnos, santos del cielo, un cuerpo de doctrina.

DON ANDRÉS: Por las dominaciones…

FIELES: Dadnos, santos del cielo, mucho discernimiento.

DON ANDRÉS: Por las virtudes…

FIELES: Dadnos, santos del cielo, la capacidad de relativizar.

DON ANDRÉS: Por las potencias…

FIELES: Dadnos, santos del cielo, una visión global bastante aproximada…

(En ese instante se oye un fuerte trueno y del cielo comienza a llover arroz; los vecinos se ponen a cubierto)

VECINO 1: Parece bueno, ¿eh?

VECINO 2: Yo creo que es de Calasparra, fíjate lo que te digo.

VECINO 3: ¿Os acordáis de cuando nos mandaron los santos conformidad?

VECINO 4: ¡Toma que si me acuerdo!, como que nos quedamos todos que lo mismo nos daba un so que un arre.

VECINO 5: ¡Mejor este arroz!…

VECINO 6: Y los higos… Si echaran higos…


 

Escena: Votación de Carmelo
Localización: Molinicos, Pza del Ayuntamiento

* En la plaza, comparece ante la mesa electoral Carmelo sereno, mientras que su otro yo, totalmente borracho, se ve al fondo dando tumbos.

CARMELO: ¿Cuál de los dos vota, o votamos los dos?

CABO GUTIÉRREZ: No, hombre, vota tú, que estarás más espabilado.

CARMELO: Les advierto que ese tiene mejor gusto, aparte de que es más desinhibido y más progresista.

ALCALDE: Pues que vote él si no. Porque además los intereses no serán los mismos…

DON ANDRÉS: O que voten los dos. Por cierto, esto de desdoblarte que haces ahora tanto, ¿a qué viene? Antes no lo hacías… (El Carmelo borracho se acerca a la mesa)

CARMELO: Es que la Gabriela me dio que le gustaba, y yo, pues…, pues bueno…

DON ANDRÉS: Pero la Gabriela, mientras tengas impotencia coeundi no te va a hacer caso.

CARMELO: Por eso miro a ver si estando sereno a medias se me va quitando la impotencia coeundi (Su otro yo borracho ha llegado a la mesa)

CARMELO BORRACHO: Pues a mí, el otro día, me se puso tiesa.


 

Escena: LLegada de Jimmy y Teodoro
Localización: Molinicos, Calle Molinos

* El sidecar llega al pueblo. Las calles, desiertas.

JIMMY: ¡Aquí no hay ni Dios! O es que todos son aquí unos hijos de puta, ¿eh, Teodoro? (Teodoro consulta un mapa) Pueden ser unos hijos de puta que se hacen pasar por fantasmas.

TEODORO: Pues desde luego, padre, este es el pueblo que nos ha dicho Pepe. (guarda el mapa)

JIMMY: ¡Coño!

TEODORO: Vamos a ver.

* Baja corriendo un Guardia Civil – que por cierto se llama Pascual.

JIMMY: ¡Mira, un Guardia Civil que se persigue!

PASCUAL: Ya no llego ni a comulgar. (El guardia se va y pasa un negro)

TEODORO: ¡Anda, coño, padre!… ¡Y ahora, un negro!

JIMMY: Déjame a mí, déjame a mí. (Hablando muy despacio) Buenos días, good morning. My name is Jimmy. Mi nombre es Jimmy. ¿Habla usted español?

NGUÉ: Es lo único que hablo.

JIMMY: Buenos días. Yo me llamo Jimmy y mi hijo se llama Teodoro.

NGUÉ: Yo me llamo Ngué Ndomo.

JIMMY: Mi hijo es ingeniero y da clases en Oklahoma. Ha venido de año sabático. Ya sabe lo que es: trabajar seis años y descansar uno. Yo soy su representante.

NGUÉ: Tanto gusto. ¿Y cómo les va a los compañeros por Oklahoma? ¿Siguen con el
algodón?

TEODORO: Bueno, es que yo estoy muy centrado en la universidad y no sabría decirle, francamente.

JIMMY: Pero usted, Ngué, ¿de dónde es?

NGUÉ: Yo he nacido aquí, en este pueblo.

JIMMY: ¿Pero estamos en un poblao negro?

NGUÉ: ¡Qué va!, hombre, ¡qué va! Aquí el único negro soy yo. Yo heredé de mi padre, el nombre, la raza y el acento, y de mi madre los dos apellidos y el lugar de nacimiento. Y que tengo muy buen fondo, igual que ella.

JIMMY: ¿Y dónde está el resto del pueblo?

NGUÉ: Ah, en Misa.

JIMMY: ¿Pero es que hoy es domingo?

NGUÉ: No, no, no. Es que se va a misa todos los días, no hace falta que sea domingo. Yo no voy porque soy catecúmeno y no me dejan entrar.
* El guardia llega a la plaza cuando ya están saliendo los fieles de la Iglesia.

PASCUAL: (Tirando el tricornio) ¡Ni comunión, ni leche!


 

Escena: Encuentro con Cascales y Zigzag
Localización: Molinicos, Calle Molinos, Pza del Ayuntamiento


* Ngué, como no puede acudir a Misa, camina en zig-zag. Se cruza con Gabriela.

GABRIELA: ¡Quítate del medio, eh! Que después del susto que me pegaste anoche y del ridículo que hice delante de todo el mundo por tu culpa…

NGUÉ: ¿Y por qué te hice yo hacer el ridículo?

GABRIELA: Porque sí, porque parecía yo también una cualquiera, allí, con la Susan esa al lado, esperando que bajaseis el alcalde y tú.

NGUÉ: (Enfadado) ¿Y qué tiene de malo eso, o es que da vergüenza esperar a un negro?

GABRIELA: No digas tonterías.

NGUÉ: Porque tu mucha minoría étnica y mucho camelo, pero luego te da vergüenza esperar a un negro.

GABRIELA: ¡Déjame en paz! (se va)

NGUÉ: ¡Para los coitos sí valgo, ¿eh?…Y para bailar parachangó! (Se pone a bailar)

* El niño deprimido sube la calle, se para donde Ngué y baila con él. Cascales llama a Ngué.

CASCALES: Ngué, te cambio mi personaje.

NGUÉ: Sois lo más vago y miserable que hay en la tierra. ¡Las serpientes os harían sombra! Si ni siquiera eres negro, ¿cómo vas a hacer mi personaje?

* El niño y Ngué se van caminando en zig-zag.

NIÑO DEPRIMIDO: ¿Por qué anda usted en zig-zag, señor Ngué?

NGUÉ: Porque así se tarda más en hacer el recorrido y se piensa mejor a donde va uno, hijo.


 

Escena: Álvarez, Ngué y Graciela saliendo de misa
Localización: Molinicos, Calle Molinos


* En una calle, el negro camina junto a su madre, conocida por “Álvarez”.

ÁLVAREZ: Ahí viene tu pretendienta

(Por detrás se les acerca una mujer, Gabriela, que es la esposa del borracho Carmelo).

ÁLVAREZ: Y lo que no puede ser, hijo mío, es que te pasees a la luz del día del bracete de la mujer de otro, ¡como un pagano!. Luego te quejas de que llevas 30 años de catecúmeno. A este paso no vas a entrar nunca en el seno de la Iglesia.

NGUÉ: No es por eso por lo que no entro, madre. No entro porque soy negro.

(Llega Gabriela, su amante, y coge al negro del brazo)

GABRIELA: Eres minoría étnica.

NGUÉ: Bueno, minoría étnica y negro como un tizón.

* Una vecina se dirige a la madre de Ngué.

VECINA: Álvarez, parece que a tu muchacho se le va aclarando el color del cuerpo.

ÁLVAREZ: No sé qué decirte. Cómo no sea en las palmas de las manos o en las plantas de los pies… Porque en el resto… ¡Si le vieras las ingles!…


 

Escena: Carmelo se desdobla
Localización: Molinicos, Calle Molinos, Pza del Ayuntamiento

* Ngué y su amante siguen paseando del brazo.

GABRIELA: De todas formas, tú eres un poco llorón, porque el respeto que se tiene hoy por las minorías étnicas… Fíjate en mí comportamiento contigo, durante los coitos, por ejemplo.

* Carmelo el borracho viene por detrás, pero de repente aparece por delante, tan sereno.

GABRIELA ¡Huy, pero qué ocurrencia, Carmelo!. ¿Cómo has hecho eso?

CARMELO: ¿El qué?

GABRIELA: Pues eso de estar hacia atrás y aquí delante al mismo tiempo.

CARMELO: ¡Ah!, pues no sé. Me habré desdoblado. Será una de esas cosas que hacemos los borrachos sin darnos cuenta.

GABRIELA: ¡Pero eso tiene mucho mérito!

CARMELO: ¿Te gusta?

GABRIELA: Sí…

CARMELO: ¿Quieres que lo haga todos los días?

NGUÉ: Yo le doy unas prestaciones sexuales a tu mujer muy buenas.


 

Escena: Ahorcamiento del alcalde y Ngé
Localización: Molinicos, Calle Mayor, Casa frente al actual Ayuntamiento

* Ahora, en el ayuntamiento, Ngué cuelga del cuello al lado del alcalde.

ALCALDE: No, hijo, si yo te lo agradezco. Ya sé que lo haces para que no esté solo.

NGUÉ: La soledad es muy mala, señor alcalde. A no ser que le moleste que siendo yo negro…

ALCALDE: No, hombre, no. ¡Qué disparate! ¿No estuvo Jesucristo en el Gólgota clavado entre dos ladrones? Aparte de que hoy se tiene un respeto imponente por las minorías étnicas. Por eso me extraña que quieras colgarte conmigo. Mas a ti en el pueblo no te falta de nada, hasta tienes una novia guapísima, ¡y blanca!

NGUÉ: Como usted sabe, la Gabriela está casada con Carmelo, el borracho, que por culpa del alcohol o por inhibiciones de tipo psicológico padece de una impotencia coeundi de mil pares de cojones. Pero como el cura entiende que esa puede ser una situación reversible, pues no cancela el matrimonio para que nosotros podamos legalizar nuestra situación.

ALCALDE: ¿Tienes tabaco?


 

Escena: Fandango del hombre pobre
Localización: Molinicos, Calle Mayor, Casa frente al actual Ayuntamiento

* En el ayuntamiento, continúa igual la situación.

VECINO: ¡Bájese de ahí, señor alcalde, hombre, que está haciendo usted el ridículo!

ALCALDE: A estos ni caso les vamos a hacer, ¿verdad Ngué?

NGUÉ: Ni caso.

OTRO VECINO: Hombre, alcalde, en una situación tan apurada como ésta, tengo yo el gusto de dedicarle unos fandangos (Se pone a cantar)

Por no tener aonde sentarme
yo me senté en una piedra;
por no tener aonde sentarme
la piedra, al verme tan pobre
se rompió por no aguantarme.
Ay, probre del hombre, que es pobre”.

(Aplauden todos los presentes)

Y ahora, me voy a marchar, porque es que tengo la caballería de parto. (Y se va)


 

Escena: Resultado de las votaciones
Localización: Molinicos, Calle Mayor, Casa frente al actual Ayuntamiento

* En el Ayuntamiento, el pueblo se ha reunido para el escrutinio.

ALCALDE: En resumen, hemos ganado los de siempre. O sea, yo, alcalde; de cura, don Andrés; de maestro no se ha presentado nadie, o sea que sigue don Roberto. (Ovación) De puta, Mercedes. (Ovación) También han salido cinco adúlteras. Pero bueno, esto ya se lo diremos a ellas para que los maridos si quieren se enteren y si no, pues no. Monja no hay…¡que no ha salido! La Cristina va a probar de marimacho unos meses. Y don Cosme, de homosexual.

PUEBLO: ¡¡¡Viva!!!

ALCALDE: Calma… También ha salido que los de la invasión se tienen que ir . (Ovación) Vale… Y si hay algún americano, también. (Grandes aplausos, los americanos desfilan del ayuntamiento entre abucheos y gorrazos, el alcalde se dirige a Teodoro) No, tú no, tú estás en Oklahoma cumpliendo con tu obligación. Así que si quieres te quedas, y si quieres, te vas. (Teodoro pide la palabra, y el alcalde se la concede de mala gana) ¿Qué quieres?

TEODORO: No, es que yo quería defender un poco a los americanos, porque también
tienen cosas positivas.

ALCALDE: Vete a la mierda, hombre. Bueno, lo primero que quiero deciros, es que como ya conocéis mis ideas, la muchacha me la quedo para mí solo. (Protestas entre los mozos)

VECINO: ¡Di que sí alcalde, que todos somos contingentes, pero tú eres necesario!

OTRO VECINO: ¡¡¡Viva el señor alcalde!!!

PUEBLO: ¡¡¡Viva!!! (el cabo llama la atención del alcalde y le susurra algo al oído)

ALCALDE: Bueno, falta una cosa; en cuanto a los elegidos para el orden público, tiene que deciros algo el cabo Gutiérrez.

VECINO: ¡Viva el Cabo Santo!

PUEBLO: ¡¡¡Viva!!!

CABO GUTIÉRREZ: Ha ocurrido algo que os tengo que comentar. La guardia civil ha perdido las elecciones (Murmullo de disgusto). Las ha ganado la secreta (silbidos). Eso sí, la secreta somos nosotros mismos. (Aplausos) Menos… menos Fermín. El guardia Fermín queda fuera de las Fuerzas de Orden Público. En cualquier caso, yo pido un aplauso muy grande para el guardia Fermín. (Fermín se ha quedado con una cara de incrédulo disgusto, que válgame la Macarena)

PUEBLO: ¡¡¡Fermín!!!(aplausos)…¡¡¡Fermín!!!(aplausos)…¡¡¡Fermín!!! (aplausos)….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s